Muchas de vosotras me habéis preguntado en alguna otra ocasión si el bolso es de piel auténtica.  Sí, claro, ¡¡cómo no!! Porque yo sé a ciencia cierta que trabajo con pieles naturales, no polipieles o sintéticos. Y muchas me volvéis a preguntar. Pero ¿cómo puedo saber o distinguir cuando se trata de piel auténticay cuándo no?

Acudir a marcas especializadas

En mi caso os puedo decir que adquiero la piel a curtidores españoles de Petrer, de Ubrique y de Valencia; y también pieles italianas que distribuyen mis proveedores. Todo de primera calidad. Podéis tener la seguridad de que las marcas de prestigio, las especializadas y los marroquineros profesionales sólo utilizan piel. Pero claro, a veces nos surge la duda cuando nos gusta un bolso y no conocemos el comercio o la marca.

La piel auténtica es elástica, dúctil, maleable.
https://pepeberto.com/producto/zaha/

Por eso, me parece imprescindible que el cliente conozca unas guías básicas, inconfundibles, que te van a sacar de dudas cuando vaciles si estás o no ante un bolso de piel.

Algunas de ellas son fáciles de ver, pero otras, por desgracia, no se pueden poner en práctica sin echar a perder el bolso de piel. Vayamos una a una.

Claves para saber si es piel de verdad

La calidez

Cuando recibo mi pedido de pieles, me encanta desplegarlas y tocarlas, la sensación que recibo al deslizar la mano sobre ellas es de calidez, bienestar, una sensación agradable y, sobre todo, plácida. El plástico transmite todo lo contrario, frialdad.

La flexibilidad

La piel es  elástica, maleable, dúctil… Si la intentas estirar como si tiraras de dos extremos de una cuerda sientes esa extensión, que vuelve a su ser original cuando dejas de hacerlo. Cualquier otro material artificial no permite esa ductilidad, es rígido, tieso.

Sensibilidad

¿Qué significa esto? Una prueba infalibles es rascar con la uña la superficie de la piel, lo que se conoce como la flor de la piel. Si es piel auténtica, se desprenderán pequeñas partículas de la misma, mínimas, diminutas…

Huellas originales

Otro dato importante, que se suele ver muy bien con una piel desplegada antes de confeccionarla en un bolso de piel  o en cualquier otra prenda o complemento. La piel del animal es como un mapa, nunca es uniforme en toda su superficie, hay huellas propias que ya existían, donde incluso el tinte no se comporta de igual manera que en otra parte de la piel. Rasguños, heridas, cambios de pigmentación… forman parte del origen de esas huellas.

En la piel auténtica es normal encontrar huellas y cicatrices del animal

A la hora de confeccionar un bolso de piel, siempre se procura elegir las partes más uniformes, exentas de esas huellas, aunque a veces se puede colar una pequeña cicatriz, que no significa que el bolso no sea de piel.

Más claves imprescindibles

Reverso de pelusilla

La parte noble de la piel, la que se elige para dar la cara, se llama la flor de la piel. El reverso, la cara interior, se conoce como la carne de la piel. Este reverso es suave al tacto y su apariencia es como de pelusilla, como un felpudo. Esto sólo lo podrás comprobar con una pieza de piel sin confeccionar, imposible de ver en un bolso de piel forrado enteramente en su interior.

La piel auténtica tiene en el reverso una pelusilla, conocida como la carne de la piel.

La prueba del agua

Si echas unas gotas de agua sobre una piel auténtica, hay parte del líquido que es “engullido”, por decirlo de alguna manera, traspasa, se introduce en la piel. En los sintéticos y plásticos, el agua se desliza por la superficie, sin traspasarla.

Resistencia

La piel auténtica es difícil de pinchar con un alfiler, ofrece resistencia; mientras que con los sintéticos o plástico esta resistencia es mucho menor o no existe.

La prueba del fuego

Una táctica extrema pero infalible. Al acerca la piel a una llama, esta se contrae pero nunca se deforma. Al contrario de lo que ocurre con los sintéticos, que arderán en llamas si se les acerca al fuego.

Etiqueta de cuero

Comprueba siempre si el producto tiene alguna etiqueta o distintivo que legitime la procedencia del material, es decir, piel genuina. Esto es una garantía más.

Hablando de olores

Es otra prueba determinante, el olor de la piel es muy característico, enseguida notas la diferencia entre la piel genuina y la piel sintética. Aunque hay trampas para imitar ese olor mediante perfumes específicos, con el tiempo  este olor desaparece.

Aquí hago un pequeño apartado a los olores de la piel. Porque hay curticiones de piel auténtica que convierten el olor de la piel en una experiencia realmente fuerte y hasta desagradable. Es un error pensar que cuanto más huele la piel, más nos demuestra que es piel auténtica. Puede ser piel auténtica, pero la curtición de la misma puede dejar mucho que desear. En países de África y Asia es donde más se producen este tipo de curticiones.

Los grados de calidad de la piel

El grano de la piel

Hay varios grados de calidad dentro de la piel. Y en realidad, el grado de cuero genuino no es el mejor de todos ellos. Veamos cómo son cada uno de ellos:

-El cuero de grano completo: es la parte más alta de la piel del animal, la que roza directamente con el aire. Es la que resulta más difícil de trabajar por su dureza, y la que se conserva más genuina, con todas sus características y pliegues. Por eso es la más buscada y la más duradera.

Piel de grano superior.

.-El cuero de grano superior: es justo la piel que se enuentra debajo de la de grano completo; se trabaja mejor, es más dúctil, y es considerada, una piel de lujo. Es más lisa al tacto, conserva parte de su grano, pero es más suave, aunque sigue siendo fuerte y resistente

-La piel  o cuero genuino: se trabaja eliminando por  completo el grano de la piel, no es tan fuerte y resistente como las pieles de grano completo o superior, y además, su vida útil es menor. El efecto al pasar la mano sobre ella es de acariciar un paño de gamuza.

Piel de grado genuino.

-Y por último, el cuero reconstruído, que no es más que una amalgama de piezas de cuero trituradas y mezcladas con un adhesivo… Y aunque se trata de piel, su calidad no tiene nada que ver con las anteriores. Es duro, pero pierde muchas cualidades naturales.

Aquí te dejo algunos enlaces, que pueden aportarte más información y pistas:

https://www.arteycuero.com/cuero-genuino/

http://www.loloconcept.com/blog/item/78-%C2%BFc%C3%B3mo-saber-si-un-art%C3%ADculo-de-piel-es-de-cuero-leg%C3%ADtimo

Leave a comment
 

Una primera idea básica, que es tan verdadera como la afirmación de que el sol sale todas las mañana: un buen bolso de piel cuesta dinero. No, no vas a encontrar el chollo cuando estamos hablando de este artículo, que es de lujo. La piel, el cuero… es una materia prima más costosa que un tejido. Aunque debo aclarar que hay textiles elaborados, incluso trabajados a mano, como los bordados, que bien pueden superar el precio de la mejor piel. Aquí te explico cómo cuidar tu bolso de piel.

Modelo África de PepeBerto en piel de vacuno  

 

Un bolso bien hecho justifica su precio

No voy a entrar a valorar pieles tipo serpiente, cocodrilo, etc… que son realmente prohibitivas, sino pieles, digámoslo, más al alcance del consumidor medio como el vacuno, el cordero, el becerro o la oveja. Incluso, un bolso de piel confeccionado con estas pieles, cuesta dinero. Y ¡ojo! un bolso bien hecho en estas pieles, cuesta dinero, porque, aclarémoslo, un bolso de piel no justifica un precio alto si éste está mal acabado o confeccionado.

 

Hoy quiero hablaros de cómo lograr que tu bolso de piel perdure, una inversión que merece cuidar. Porque en esto, hay otra verdad, comprar un bolso de piel es una inversión a largo plazo. Lo malo, el todo a cien, acaba en el cubo de la basura mucho antes de lo que tenías estimado.

 

 

Diez consejos clave para tener tu bolso de piel en buen estado

1- Las buenas marcas deben proporcionar una bolsa de tejido.

Cuando adquieras tu bolso de piel deben proporcionarte una bolsa de tejido, mejor si es de algodón 100%. Esto te permite guardarlo en buenas condiciones dentro de tu armario o vestidor, y, sobre todo, librar a tu bolso de piel del polvo, o el que se pueda dañar mediante rozadura con otras prendas u objetos que guardes en el armario.

2- ¡Súper importante! La piel adquiere malas formas sino está debidamente colocada o almacenada.

Y esto pasa tanto con una prenda como una cazadora o chaqueta como con un bolso de piel. Si es una prenda de vestir ponla en percha de madera o un material fuerte que aguante el peso de la prenda y, además, con funda protectora. Cuando se trata de un bolso de piel que no es rígido tipo caja, o semi rígido, te aconsejo que lo rellenes bien de papel de seda. Olvídate de papel de periódico (¡¡algo casi en extinción!!) o cualquier otro tipo de papel que al sacarlo del interior roce la embocadura del bolso de piel y pueda dañar la superficie, la flor de la piel. Definitivamente, lo mejor, papel de seda o, en su defecto, un trozo de tela suave.

3- A oscuras está mucho mejor.

Si tu armario o vestidor recibe luz natural, cuídate aún mucho más de que la piel esté tapada. La incidencia de la luz puede hacer estragos sobre la tintura del bolso de piel, decolorando, agrietando y, en definitiva, machacando por completo la pieza. En una ocasión me llevé un disgusto enorme cuando por despiste se quedó durante días una rendija de la persiana levantada y la luz natural cambió de color uno de los bolsos de piel que tengo en el showroom. ¡¡Total Disaster!!

Pasa un paño blanco de algodón sobre la superficie para quitarle impurezas y resto de polvo

4- Revisión y limpieza dos veces al año.

Si eres de las que colecciona bolsos como Imelda Marcos coleccionaba pares de zapatos… tienes una tarea que hacer, al menos, un par de veces al año. ¿Cuál? Revisar tu colección de bolsos de piel, uno por uno, pasando un paño de algodón blanco sobre ellos. Revisa su estado, sin dejar que estén apilados unos encima de otros, aplastándose.

Cuando he tenido que trasladar mis piezas para vender en markets, paso un tiempo enorme colocando bien los bolsos en las sacas de transporte para que lleguen a su destino sin deformidades ni magulladuras. Con igual cuidado tienes que colocarlos en tu armario o vestidor. Te aconsejo una distribución pensada en los maleteros con cajas de cartón, una para cada bolso de piel. O bien, usa perchas de tela compartimentadas en cajones que permiten colocar un bolso de piel en cada espacio. Existen perchas especiales para bolsos, que te permiten en una sola colgar varias bolsos de piel, uno debajo del otro.

 

 

La piel cambia, se transforma, envejece…

5- Nutrir, ¿sí o no?

Pues todo dependerá del uso que le estés dando a tu bolso de piel. Si lo maltratas mucho, requerirá que lo nutras con una crema específica para piel, que no contenga petróleos o siliconas. Hay productos especializados que te ayudarán. Confía en las específicas, yo no me arriesgaría con la crema Nivea. Eso sí, nunca des la crema directamente sobre la piel, siempre primero sobre el paño, la distribuyes bien en el mismo, y después frotas sobre la piel. Cuando estudié en Florencia el curso de patronaje y confección de bolsos de piel, mi profesora solía hacer lo siguiente una vez que acababa un bolso: rociaba un paño blanco de algodón con producto de cera en spray para muebles de madera. Y con esto daba lustre al bolso.

6- Manéjalo con las manos limpias.

Otro motivo de disgusto, descubrir tras un día de visitas de clientes al showroom que uno de mis bolsos de piel tenía una huella de grasa. Sudamos, acariciamos, comemos, nos perfumamos… tocamos superficies , y todo esto se lleva en las manos sino mantenemos una limpieza de las mismas. Es muy fácil manchar un bolso de piel con una huella de grasa o de alcohol. No quiero decir que adquieras la manía obsesiva de lavarte las manos, sino simplemente, acordarte de que si sales con prisas de casa, ¡¡acuérdate de lavarte las manos después de aplicarte la hidratante!!. Porque puedes provocar un desastre, no sólo en tu bolso de piel, sino también al abrocharte esa maravillosa cazadora de napa que te acabas de poner.

Modelo Luna de PepeBerto en serraje de vacuno.

Hay un truquito también para esto, pero debe aplicarse inmediatamente después de producirse la mancha y consiste en espolvorear unos pocos polvos de talco sobre el incidente. Deja actuar unos minutos, y cepilla después con un cepillo de cerdas muy suaves. Suele funcionar, pero no es infalible. Si se trate de un serraje o un ante, la solución es complicada.

Hay unas gomas de borrar especiales para el ante que pueden ayudarte en pequeños desastres, incluso a veces ayuda cepillar con mucho cuidado con un cepillito de cerdas semiduras. Pero los serrajes y antes son delicados como una Camelia. Y ojo con los sprays limpiadores, aplícalos siempre sobre este tipo de pieles a una distancia de 25-30 cm, nunca muy cerca o te llevarás otro disgusto!!

7- ¡¡Ojo a las superficies donde lo apoyas!!

Otra mala costumbre que puede arruinar tu recién estrenado bolso de piel. Dejarlo en el suelo ¡jamás!. Ya sabes que (según el dicho) ¡se escapa el dinero!, pero también puedes estropear la base de tu bolso de piel. Piensa que puede que acaben de fregarlo con productos que erosionen la piel o que dejen mancha. Y algo que pasa muy frecuentemente cuando vas al baño en un centro comercial, restaurante, hospital: ¡¡las encimeras de los lavabos!!.

Si es un bolso bandolera o de hombro no tienes problema, pero los bolsos de mano son difíciles de apoyar en estas situaciones. Para estas ocasiones mejor sujetarlo entre las rodillas antes que dejarlo apoyado en cualquier superficie dudosa. Y una petición a todos los establecimientos públicos con baños para sus clientes: ¡¡Por favor!! Una percha en la puerta del w.c. nos salva la vida a las mujeres para poder colgar nuestro abrigo y/o bolso.

8- Un ruego a bares y restaurantes.

Y hablando de perchas, y no sé si esto debe estar dentro del decálogo o no, pero aquí va otra petición, perchas también en las barras de los bares debajo de la encimera, incluso en las mesas de los restaurantes. Hay sitios donde nos ponen una banquetita al lado para poder dejar el bolso de piel y evitar dejarlo en el suelo. Porque hay diseños que no permiten que puedas colgarlo de la esquina de la silla o de los brazos de la misma. Entonces ya no nos queda más remedio que colocar el bolso de piel en nuestra cabeza a lo Carmen Miranda… (googlea el nombre de esta mítica actriz de Hollywood y sabrás de lo que hablo).

9- Trátalo sin brusquedades.

¿Qué haces con el bolso de piel cuando entras en el coche? Lo arrojas en el asiento de al lado, lo tiras al suelo? Yo he visto de todo en estas circunstancias. Lo adecuado: bolso en mano, entra en el coche y deposítalo en el asiento de al lado si es que eres tú la conductora; si eres el copiloto, métete en el coche con él en la mano y después deposítalo en el asiento de atrás, si no va nadie claro. Si hay overbooking, tendrás que llevarlo encima de las rodillas. Pero si no te queda más remedio que dejarlo en el suelo porque se trate de un viaje largo, por ejemplo, asegúrate de que la alfombrilla esté inmaculada y en su defecto, un paño suave y limpio y dejas el bolso encima.

¡Respeta la capacidad de tu bolso de piel! No lo sobrecargues

10- Es un bolso de piel, ¡no un pozo sin fondo!

Creo que el enunciado lo dice todo, mete sólo lo imprescindible. Es normal que metamos en el bolso de piel no sólo lo que consideramos imprescindible sino también el “por si acaso”. Más aún cuando somos responsables de las cosas de los demás, tipo toallitas de bebé, cartera de la pareja o marido porque siempre les molesta llevarlas en el pantalón, etc.

Tenemos que educarnos un poco cada mañana para revisar qué es lo que lleva de más nuestro bolso de piel y ser implacables con los extras. No sólo perpetuará la vida de tu bolso de piel, sino que además tu espalda lo agradecerá.

Hasta la próxima!!

Leave a comment
 

Esto es lo que hago

 

Bienvenidos a mi blog! Inauguro este espacio explicando qué es lo que hago y cómo lo hago, para que tengáis claro si lo que buscas… yo te lo puedo ofrecer. Soy una bag maker, es decir, hago bolsos, principalmente en tela, piel y tela, y solo piel. Pero no lo hago a nivel industrial, es decir, soy ar-te-sa-na. Bueno, ahora soy artesana, pero antes trabajé como periodista durante 27 años!!! Trabajo de manera única y exclusiva, porque es muy raro que haga dos bolsos iguales. Realizo diseños propios que pueden adaptarse al deseo de mi clienta… un asa o correa más larga, o más corta, un bolsillo interior adaptado al tamaño de tu móvil, o el de tu tablet, con la fornitura en el acabado que más te gusta, níquel o dorado… En fin, el objetivo es adaptar tus ideas a mis diseños, o viceversa, reproducir un modelo al que le tenías mucho cariño y ya no puedes usar por estar en mal estado, como una cartera que era de tu madre o un clutch divino que terminó por romperse de tanto usar. (Eso sí, nada de copietear otras marcas…. que ya hay quien ha caído enamorada del diseño de montura de caballo que Dior ha relanzado para esta temporada de 2018-19.)

Puedes encargar tu bolso ideal o puedes comprar lo que ya tengo hecho si es que te gusta, ¡valga la redundancia! Por eso tengo esta web, para poder ir subiendo lo que hago y ponerlo a la venta… Verás que hay modelos que ya están vendidos y que permanecen en la tienda, porque si te gusta uno de ellos me lo puedes encargar idéntico, siempre y cuando quede material para hacerlo. Trabajo tanto por encargo como a mi aire… porque no puedo parar de diseñar, crear, confeccionar y… disfrutar con lo que hago!! Porque trabajar con las manos es toda una terapia de relax y autoestima (pero de este placer ya hablaremos otro día).

Y si te pica el gusanillo y quieres ver mis bolsos en vivo y en directo, puedes acercarte hasta mi taller showroom (ver sección contacto) o bien acudir a alguno de los markets y mercadillos por los que iré pasando a lo largo del año. Puedes visitarme del 1 al 9 de diciembre de 2018 en el Mercadillo del Gato en el Westin Palace de Madrid. E iré informándote a través del blog y de mis cuentas de instagram y facebook de fechas y lugares donde podrás ver mis bolsos. Ciao!

 

Leave a comment
 

El próximo 9 y 10 de junio estás invitado a visitar nuestro showroom y disfrutar de la venta directa de bolsos PepeBerto. Diseños en piel, bandoleras, clutchs, carteras de mano ideales para las noches de verano, bolsas de playa, cinturones… No te pierdas esta ocasión de adquirir un PepeBerto!! antes de que procedamos a ponerlos a la venta en nuestra página web.

Te esperamos en C/Golondrina, 9. Urb. Las Vegas. Villanueva del Pardillo. Madrid. Sábado 9 y Domingo 10 de junio de 2018. De 11 a 21 h.

Para ver todos nuestros modelos, síguenos en Instagram

 

Leave a comment
Updating…
  • No hay productos en el carrito.